Proyecto ambiental “Amigos de Ometepe”

La protección ambiental es una parte importante del cuidado de la salud. Nosotros de Sanito somos conscientes: Una relación desequilibrada entre los seres humanos y la naturaleza tiene consecuencias a largo plazo y reduce la calidad de la vida. Por eso es muy importante que los seres humanos no comprometen las necesidades del medio ambiente para sus propios intereses de explotación. Por esta razón, Sanito Nicaragua apoya el proyecto protección ambiental en volcán Maderas “Amigos de Ometepe”.

Antecedentes del proyecto

La isla de Ometepe – lugar de fundación de Sanito – consiste de dos volcanes. Esos principalmente determinan el paisaje de la naturaleza, así como la vida de los habitantes de Ometepe. Ellos usan la isla para la agricultura y propósitos turísticos. Entre otros, la café-finca Magdalena es localizado en el fondo del volcán Maderas. Para la población local la finca es un sitio muy importante porque los agricultores se organizarán allá y procesan su café juntos. Además, los propietarios de la finca tienen áreas largas en las laderas del volcán para agricultura. Junto de café, ellos cultivan arroz, frijoles, plátanos y maíz. Adicionalmente, la finca es el punto de partida de una de las rutas principales para subir el volcán. Aquí, todos los días muchos turistas empiezan su viaje al volcán. Pasado a los campos ellos caminan mediante una naturaleza asombrosa. El punto culminante de ese viaje es el bosque nublado espectacular con su flora y fauna diversa.

La desventaja: La expansión de los campos de cultivo y el trabajo continuo en los campos asustan a los animales locales como los monos aulladores que necesitan trasladarse a áreas más altas o no usadas del volcán. Además, las crecientes áreas agrícolas rebajan los territorios de distribución de la vegetación tropical local y, en consecuencia, hacen que el volcán sea vulnerable a los riesgos ambientales. Las consecuencias son visibles cada año durante la temporada de monzón cuando un montón de precipitación fluye por la ladera del volcán e inunda los pueblos en la costa. Frecuentemente huracanes y tormentas tropicales devastan el volcán.

Sin embargo, el turismo alrededor del volcán Maderas ha aumentado drásticamente en los últimos años. Los habitantes han realizado el potencial de su región. Algunos se han entrenado como guías turísticos para el volcán, otros abrieron un restaurante o un hotel. Entonces, el número de los excursionistas sigue aumentando mientras el área de descanso de los animales sigue siendo cada vez más restringido.

Contenido y objetivo del proyecto

Para conservar la belleza del volcán Ometepe y la integridad de su flora y fauna, algunas organizaciones combinaron sus esfuerzos e iniciaron el proyecto “Amigos de Ometepe”. Entre esas organizaciones son ‘Flora y Fauna’, Finca Magdalena, hoteles destacados en el volcán, así como Sanito Nicaragua.

Objetivo del programa es la conservación ambiental en volcán Maderas. Por eso ‘Flora y Fauna’ desarrollaron, juntos con otras empresas, una estrategia que se refiere a las posibilidades locales, las características especiales del volcán y la naturaleza tropical. Agencias de turismo carga una tasa de $3 para subir al volcán Maderas para poder financiar estos proyectos. Un dólar per turista va a la finca Magdalena que participa en proyectos de conservación relacionados con la agricultura. El segundo dólar se paga a los guardaparques que mantienen el volcán y el tercero se gasta en el proyecto “Amigos de Ometepe” que conduce proyectos de conservación intersectoriales.

Sanito Nicaragua ha asumido un rol coordinador de la distribución financiera. Como una de las dos ONGs oficialmente registradas en la isla, Sanito Nicaragua puede asumir el control y financiamiento de los proyectos. Así Sanito Nicaragua contribuye a la protección del medio ambiente en Ometepe y a la preservación de la naturaleza a largo plazo. La conservación del medio ambiente en el volcán ayudará a asegurar el suministro de alimentos de la isla, ya que un medio ambiente saludable es una base importante para la agricultura local, de la que dependen muchos de los habitantes de la isla.

(Traducción de Deborah Hosemann)